VI Encuentro de la Alianza por la Soberanía Alimentaria de Castilla-La Mancha en GranJaVaga

El 14 de marzo se celebró el VI Encuentro de la Alianza por la Soberanía Alimentaria de Castilla-La Mancha en GranJaVaga. En ella, productorxs, grupos de consumo, movimientos ecologistas y demás aliados de la soberanía alimentaria y el mundo rural debatimos sobre nuestro modelo agroalimentario sacando propuestas alternativas basadas en una alimentación local y sana, una producción sostenible y canales cortos de comercialización.

Dejo aquí algunas fotos del Encuentro y su Manifiesto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

              Manifiesto Alianza por la Soberanía Alimentaria de Castilla-La Mancha

Desde el año 2009 campesinas y campesinos, grupos de consumo ecológico, movimientos ecologistas y de defensa del territorio, consumidor@s crític@s y demás personas y colectivos que trabajamos por la soberanía alimentaria en Castilla-La Mancha nos juntamos una vez al año para coordinar nuestros esfuerzos y compartir nuestras experiencias y nuestras emociones. Este año lo haremos en GranJaVaga (Jábaga, Cuenca) el día 14 de marzo a partir de las 11:00 h.

Sabemos que no estamos sol@s en nuestra lucha cotidiana. Estamos con La Vía Campesina, movimiento campesino internacional que defiende sistemas alimentarios justos que respeten los derechos del campesinado y de l@s consumidor@s frente a los intereses de la agroindustria capitalista, y sostenibles para la tierra, el agua, las semillas y la biodiversidad.

Junto con ella, constatamos que tanto las instituciones internacionales (OMC, FMI y Banco Mundial) como la gran mayoría de gobiernos estatales y locales defienden los intereses de la agroindustria frente a los derechos de campesin@s y consumidor@s. La actual negociación sobre el TTIP y otros muchos acuerdos comerciales que mercantilizan la alimentación nos lo confirman, por lo que decidimos siguiendo la Declaración de Nyéléni construir nuestra soberanía alimentaria sin esperar a que nadie lo haga por nosotr@s, forjando alianzas y redes desde lo local para mantener una alimentación sana, justicia social y ambiental y un mundo rural vivo.

Y así lo estamos haciendo en nuestros territorios, con la Red de Semillas de Albacete, con el movimiento generado en Guadalajara por el Rincón Lento, con la autogestión coordinada de los numerosos grupos de consumo de Ciudad Real, con el proyecto del Mercado Social Despensa Natura en Cuenca, con la experiencia cooperativa entre productor@s y restauración local en Toledo.

Queremos producir y consumir respetando los ciclos de la naturaleza, que conlleva respetarnos a nosotr@s mism@s y a las futuras generaciones. Y lo hacemos como un acto político, nuestro objetivo es decidir qué alimentos comemos y cómo se producen, democratizar el modelo agroalimentario. Cada año somos más soberan@s.

¡Nosotr@s producimos, nosotr@s comemos, nosotr@s decidimos!

Alianza por la Soberanía Alimentaria de Castilla-La Mancha

soberaniaalimentaria.wordpress.com

Martes 24 febrero: Guateque del empadronamiento

El próximo martes bailaremos en GranJaVaga a ritmo de guateque: el Guateque del empadronamiento…

Y mira tú…

…empadronado por la vía judicial

Ay Chamón dime por que pasaste de mí…

…y fui empadronado sin tíííííí

Para quien quiera pasarse por acá, estaremos a partir de media mañana.

Comida popular y guateque, qué mejor plan para un martes??

Carta abierta a mi Alcalde

Estimado Sr. Chamón, Alcalde de Fuentenava de Jábaga,

Le escribe Dani, vecino del municipio, hemos hablado un par de veces y alguna vez que nos hemos cruzado me saluda y sonríe, tics del oficio supongo. Le escribo para preguntarle cuando piensa inscribirme en el Padrón Municipal, se lo comento porque hace ya dos meses que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha anuló la resolución firmada por usted en la que me denegaba el empadronamiento por “no ajustarse a Derecho” y le obligaba a inscribirme en el Padrón. Así que, cuando tenga un ratito, por favor, me incluye en el Padrón, que estamos en 2015 y presenté la solicitud hace casi tres años, en mayo de 2012.

¿O acaso no piensa cumplir la sentencia? Después de no haber contestado mi solicitud en plazo, después de haberme denegado el empadronamiento fuera de plazo, después de ignorar al Defensor del Pueblo que, primero, le solicitó la documentación sobre mi empadronamiento y más tarde le realizó una petición formal para que me empadronara, ya no me extrañaría que pensara en no cumplir la sentencia. Usted es así, más chulo que nadie, y mentiroso, un rato largo.

Cuando fui por primera vez a hablar con usted me dijo que el retraso en la respuesta a mi solicitud se debía a que no tenían tiempo dada la multitud de solicitudes de reforma de viviendas que estaba recibiendo el Ayuntamiento en verano. Mentira. Yo hice la solicitud el 8 de mayo, tiempo hubo de sobra antes del verano… ¿y eso de priorizar las solicitudes de reforma presentadas en verano a las solicitudes de empadronamiento de primavera? La segunda vez que fui me aseguró que cumpliría estrictamente con la ley. Mentira. Tiene guasa la cosa, estábamos en septiembre y ya había pasado el plazo legal de tres meses que tenía el Ayuntamiento para resolver el procedimiento y todavía tiene la caradura de decirme que cumplirá con la ley.

Recuerdo también cuando me dijo que usted tampoco podía empadronarse en Jábaga. Sr. Chamón, usted no vive en Jábaga y el padrón municipal es el “registro administrativo que pretende reflejar donde viven las personas”, por eso usted no debe estar empadronado en Jábaga y yo sí. El hecho de que usted viva en Cuenca siendo alcalde de Jábaga ya dice mucho sobre su manera de entender la gestión pública. Cada vez que he querido hablar con usted he tenido que llamar previamente al Ayuntamiento para preguntar qué día y a qué hora iba a estar allí, ¿piensa usted que es posible gestionar bien un municipio viniendo a él una vez por semana o ninguna, como hace usted, para firmar unos papeles e irse?

Su argumento para rechazar mi empadronamiento fue que el Ayuntamiento no disponía de personal para comprobar si yo vivía en mi casa. En caso de que no se pueda presentar un documento que acredite la residencia (lo que en realidad no era el caso ya que yo presenté facturas de la instalación solar de la casa como también se puede presentar la factura de electricidad, pero yo no tengo de esto) el gestor municipal debe, según el Instituto Nacional de Estadística, comprobar la residencia y si el solicitante vive ahí empadronarlo, pero ni aceptó estas facturas ni quiso comprobar nada. Más tarde, en el juicio, se demostró que años atrás el Ayuntamiento había empadronado a una familia yendo a realizar la comprobación un operario del Ayuntamiento, operario al que veo pasar por delante de mi casa varias veces al día. Gastar dinero del presupuesto municipal en pagar abogados para que un vecino del pueblo no se pueda empadronar es, en mi opinión, una mala gestión pública. Claro, como el dinero no es suyo.

Parece como si tuviera usted cierta inclinación por mentir. Pasado el procedimiento administrativo, demandé al Ayuntamiento y la mentira la prosiguió usted en sede judicial. Su abogado llamó a declarar como testigo al técnico administrativo del Ayuntamiento, quien declaró haberme llamado dentro del plazo pero yo no contesté a esas llamadas, dando a entender, y así lo insinuó su abogado, que yo había querido provocar el silencio administrativo. Es decir, mintió y, Sr. Chamón, no creo que lo hiciera por iniciativa propia. Aún sin mostrar prueba alguna de ello, fácil habría sido presentar el listado de llamadas salientes que te puede dar la compañía telefónica, el juez del Juzgado de Cuenca se lo tragó, o no, el caso es que hizo una “interpretación errónea” del plazo que tenía usted para contestar mi solicitud, según dictamina la reciente sentencia. El Juzgado de Cuenca concluyó que el Ayuntamiento había actuado correctamente por lo que, como sabe, presenté un recurso de apelación que ha sido finalmente estimado por el TSJ de Castilla-La Mancha.

Usted que lleva en la política profesional tanto tiempo, tenía apenas 30 añitos cuando empezó como concejal en el Ayuntamiento de Cuenca y han pasado 28, media vida sin duda, y laboral más de media. Siguió como diputado provincial, teniente de alcalde, vicepresidente de la Diputación y ahora alcalde, que digo yo que ya está bien de chupar del bote ¿no?, lo suyo no es vocación de servicio público, por mi experiencia así se lo digo. Porque tener que recurrir a instancias judiciales para empadronarse no es lo normal, digamos que el Ayuntamiento que usted preside no me facilitó precisamente este trámite administrativo que suele durar cinco minutos. Desde luego hay que ver, para las pocas competencias que les quedan a las administraciones locales después de la reforma antirural Montoro, como es la actualización del Padrón, y usted hace dejadez de sus funciones.

Le decía, que con su dilatada carrera viviendo del cuento quizá pueda ilustrarme acerca del funcionamiento de la política profesional. Corríjame si me equivoco: los partidos piden el voto para su candidato, el que gana hace lo que le parece, que coincida con lo que quería la gente que le votó en tantos ámbitos de decisión como hay es complicado a menos que los votantes fueran clones, pero no se preocupen sus votantes ni los que no le votaron si no les gusta lo que hace, esto es una democracia y ahí tienen las siguientes elecciones para intentar cambiarlo, y si el siguiente tampoco termina de convencerles siempre habrá unas elecciones después, y si luego sale rana ya habrá oportunidad de quitarlo. Y así, siendo generosas tenemos una democracia a posteriori, siempre a posteriori, por lo que no llega nunca.

Y digo candidato porque encontrar una candidata sigue siendo difícil, sino mire el historial en el panorama estatal. Si yo fuera una de esas personas que piensa que votando se pueden cambiar cosas importantes no votaría un partido que tuviera como candidato un hombre, me resultaría contradictorio. ¡Vivan las listas paritarias que siempre encabeza un hombre!

Quería preguntarle también Sr. Chamón, acerca de la solicitud de licencia municipal para tener cabras, cerdos y algunas gallinas que realicé a su Ayuntamiento en noviembre de 2012 y usted no me ha contestado aún, ¿puedo tener ya los animales? Por saber.

Algo tenemos en común usted y yo: usted no quería ser mi alcalde y yo tampoco quiero que lo sea. ¡Ya puedo votar en Jábaga! Qué pena, creo que ese día me pilla liao

De negociaciones con La Caixa

        Entramos en la oficina. La misma en la que unas semanas antes había entrado con la chivi en la calle Carretería de Cuenca. El día anterior me llamaron por teléfono para que por favor no acudiera con ningún animal. Fui con un compañero de la PAH Cuenca.

        Habíamos quedado con dos señores de La Caixa, D. Antonio Carrasco, director del área de calidad para Castilla-La Mancha y Extremadura, y D. Francisco Javier Escamilla, director del banco para Cuenca y Guadalajara, pero estaban tres. Joan era el mediador “imparcial” que había puesto La Caixa para la negociación, venía desde Barcelona expresamente para esta reunión. Cuesta creer en la imparcialidad de una mediación cuando una de las partes ni siquiera sabe que va a existir y, por supuesto, no participa en su elección. Justo el día anterior en esa misma conversación telefónica habíamos confirmado las personas que iban a acudir a la reunión y Joan no estaba en la lista. ¡Sorpresa! Qué pena, de saberlo les habría llevado tres requesones en vez de dos.

       Los señores de La Caixa se entretuvieron un rato criminalizando a la PAH Cuenca por apoyar al movimiento okupa, ¿acaso no les quedó claro el día de los reyes magos que la PAH forma parte del movimiento okupa? (http://afectadosporlahipoteca.com/2014/01/05/nueva-obra-social-propiedad-de-caixa-banc-en-madrid/). No queda otra que defender nuestros derechos y a veces puede que esto suponga quebrantar alguna norma establecida jurídicamente: impedir la ejecución de una orden de desahucio es contrario a la ley. Es una apuesta decidida por cambiar este estado de cosas en el que los bancos lo quieren todo a nuestra costa y el Estado les facilita la tarea con la legislación correspondiente, y si es menester se cambia la constitución. La apuesta se llama desobediencia civil.

       Una ofertaca la que propusieron los señores de La Caixa: 10 euros al mes el primer año, los siguientes “no lo sabemos, dependería de unas cláusulas”. A mi pregunta de cuáles serían esas cláusulas la respuesta es obvia para un banquero, “Ejem, sí, las cláusulas, unas cláusulas razonables claro”. “Sí, pero ¿cuáles?”. Parece absurdo pero me fui de la reunión sin saber cuáles eran. Y quien me contestó fue Joan, el mediador “imparcial”.

      En la propia reunión rechacé la propuesta, no hacía falta pensarlo mucho. ¡Esas cláusulas son las que van a definir un precio y no me las quieren decir! Está la cosa como para fiarse de los banqueros…

      Creo que están malacostumbrados, demasiadas veces dando la información que les interesa, la que no se la guardan y “aquí, aquí es donde tiene que firmar”… Ahora, tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que dice que esto es ilegal, los juzgados les dan candela por ocultar información en las negociaciones de los contratos hipotecarios, eso sí, hay que denunciarlo y sólo lo hace una minoría, de modo que los bancos pueden robarnos, les podemos pillar pero pueden seguir robándonos con el beneplácito del estado.

      Precisamente surgió este tema en la reunión, claro lo saqué yo. Pensé que La Caixa se habría trabajado un discurso pero observé que no. Mientras Antonio Carrasco me confirmó por teléfono semanas antes (sí, reconozco que es un tema que me gusta sacar a los banqueros) que La Caixa tenía cláusulas ilegales en las hipotecas de las entidades bancarias que ha comprado en los últimos años (Cajasol, Banco de Valencia, Caja Guadalajara, Caja de Burgos…), resultó que Fco. Javier Escamilla negó la mayor.

     Lo que quedó claro es que Antonio Carrasco no conoce a Rajoy. Eso comentó cuando les dije que “claro, con amigos en el gobierno lo tenéis fácil”. Isidré Fainé, presidente del banco, sí le conoce, el otro día le vi en un periódico con el presi en la Moncloa, se reían.

     Acabó la reunión y nos fuimos a casa, pobre Joan que la suya estaba más lejos. Le costó más su billete de AVE que el primer año de alquiler de la granja en su propuesta.

     Algunos días después le comenté por teléfono a Antonio, creo que ya le puedo llamar Antonio, que se me había ocurrido una propuesta y quería exponérsela, aquí se volvieron más austeros y me dijo que se la mandara por correo, supongo que para ahorrar gastos, no sólo Joan vive fuera de Cuenca, también Antonio, que creo que vive en el AVE, y Javier en Guadalajara.

     Después de ver cómo estaba la granja cuando llegué y cómo está ahora, uno piensa que en todo caso La Caixa le debe dinero. Y resulta que así sería si me desahucian; según el art. 703.2 LEC el propietario debe abonar a la persona desahuciada los bienes inseparables que sean de su propiedad, en concreto en mi caso serían 1963,87 euros en concepto de materiales de construcción para habilitar la cocina de la que no disponía la vivienda.

      No pienso pagar nada en concepto de alquiler a La Caixa que no sea esto, o la rehabilitación de la vivienda la consideramos como pago de alquiler o me desahucian y la paga, lo que está claro es que no es mi intención ir regalando cosas a los bancos. Vamos a ver que prefiere La Caixa, y su alma caritativa.

Alea jacta est.

Taller de introducción a la apicultura ecológica

              Este viernes 16 de mayo tendremos taller de introducción a la apicultura ecológica en colaboración con APAC-Asociación de Apicultorxs de Cuenca y la Asociación Quintería Manchega. Comenzará a las 10:30 h. en el centro educativo Albaladejito, en la Carretera Nacional a Madrid, en el término municipal de Jábaga.

               Tras la sesión de la mañana, más teórica, nos trasladaremos a GranJaVaga, donde comeremos y seguiremos el taller por la tarde. En la granja podremos realizar alguna tarea con las colmenas.

               Al taller asistirá alumnado de módulos formativos en gestión de medio natural pero está abierto a cualquier persona que le pueda interesar. El taller es gratuito y es indispensable confirmar asistencia escribiendo un correo a granjavaga@riseup.net, tanto para el taller como para la previsión de la comida, de la que nos encargamos en la granja.

               Las abejas polinizan nuestros huertos, nos dan miel y otros valiosos productos que nos sirven como medicinas naturales. La agricultura industrial y sus insecticidas están amenazando la pervivencia de las abejas, cuidémoslas como ellas nos cuidan a nosotrxs.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El próximo sábado 10 de mayo: Taller de pan de leña

El próximo sábado 10 de mayo Maikel McFric, profesor de Hostelería y vecino de Jábaga, impartirá un taller de pan de leña aprovechando el horno de barro que hicimos en el granja, si vamos con tiempo podemos hacer también galletas y algo de repostería. Maikel, Eva y sus dos hijas son consumidoras de alimentos producidos en la granja y junto con muchos otros vecinos y vecinas del pueblo apoyan el proyecto.

A mediodía haremos una comida popular con las/os participantes y quien quiera pasarse por aquí para conocer la granja.

El taller comenzará a las 11:00 h.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Algunas fotos que me han pasado del taller…

El Ayuntamiento de Jábaga no contesta pero sí sabe

          Así es, el Ayuntamiento de Jábaga no contestó mi solicitud de empadronamiento hace dos años. Hace varios meses presenté una queja a la institución denominada Defensor del Pueblo, cuyo cargo ejerce en la actualidad una mujer. Hoy he recibido un carta de esta institución en la que dice que el Ayuntamiento tampoco le contesta.

         ¿Algo que esconder Sr. Chamón?

Escrito de la Defensora del Pueblo sobre el Ayuntamiento de Jábaga:

https://granjavaga.files.wordpress.com/2014/04/escrito-defensora-del-pueblo.pdf

La Caixa, a pesar de todo, quiere más

          La Caixa, a pesar de haber obtenido 745 millones de euros de beneficio, a pesar de robarnos con sus contratos hipotecarios y sus cláusulas abusivas, a pesar de que el 14% de las personas afectadas por las hipotecas la tengan precisamente con La Caixa, a pesar de las grandes fortunas que ganan sus directivos, a pesar de los favores que le hace el estado para seguir incrementando su cuenta corriente en detrimento de las nuestras, a pesar de haber quintuplicado sus ganancias en 2013, a pesar de tener miles y miles de viviendas vacías, a pesar de sus acciones en empresas del sector energético aniquilador de recursos naturales (Repsol, Gas Natural – Fenosa…), a pesar de sus acciones en empresas de infraestructuras (Abertis), a pesar de sus acciones en empresas de servicios básicos como el agua (Agbar), a pesar de ser líder en pensiones, seguros y tarjetas bancarias, a pesar de sus negocios en telecomunicaciones (Telefónica), a pesar de controlar el 60% de las autovías de peaje de España, a pesar de su control sobre la compañía líder en seguros médicos y dentales (Adeslas), a pesar de que han trabajado o trabajan en el banco dos exjefes de la Casa Real (Fernando Almansa y Alberto Aza) y la Infanta desde que hace 20 años el Rey invitó a Luis Monreal, entonces presidente de La Caixa, a Zarzuela y le comentó que la Infanta quería irse a vivir a Barcelona, a pesar de ser la primera entidad bancaria en España en número de activos, a pesar de sus vínculos con los medios de comunicación, siendo el vicepresidente segundo y consejero de La Caixa el dueño de La Vanguardia, la cadena de radio Rac1, líder en Catalunya, y el canal de televisión 8tv, a pesar de tener acciones además en el Grupo Zeta, editor de El Periódico y las revistas Tiempo e Interviú y en el Grupo Prisa, con el diario El País, la Cadena SER y el diario económico Cinco Días, a pesar de su influencia en los partidos políticos a partir de la deuda que éstos tienen con la entidad (CIU le debe 21.490.000 euros, el PSOE y el PSC, 17.700.000 euros, ICV-EUiA y su socio IU, 12.059.000 euros, el PP, 2.074.000 euros, y ERC, 480.000 euros), a pesar de sus necronegocios con empresas como Indra, que se dedica a fabricar componentes de armamento y a pesar de intentar con la publicidad que su Obra “Social” lave la cara de su verdadera esencia.

           La Caixa, a pesar de todo, quiere más, quiere una granja de Jábaga (Cuenca) abandonada hasta hace dos años, cuando un campesino inició un proyecto agroecológico de autoempleo y la creación de un espacio formativo sobre el mundo rural y la agroecología. Va siendo el momento de que los bancos restituyan a la sociedad lo robado, ¿no creéis?

  Audio de la entrevista en la SER Alquiler social o restitución de lo robado (a partir del minuto 01:23):

Se presenta propuesta a Caixabank para la revitalización social de GranJaVaga

Ayer jueves se presentó una propuesta para la revitalización social de GranJaVaga en la sucursal de Caixabank en Calle Carretería, Cuenca. La propuesta se basa en la generación de empleo rural, producción y consumo agroecológico y creación de un espacio formativo.

Se puede leer la propuesta en el siguiente enlace: https://granjavaga.files.wordpress.com/2014/03/por-la-revitalizacic3b3n-social-de-granjavaga.pdf

En la calle, el grupo de apoyo a GranJaVaga se concentró para apoyar la propuesta y exigir a Caixabank la paralización del desahucio. Dada la inminencia de la orden de desahucio, solicitada por Caixabank en el Juzgado, en la propuesta se insta a contestar a la mayor brevedad posible o, en su caso, paralizar dicha orden para dialogar en torno a la propuesta.

La noticia en el siguiente enlace: http://cuencaalternativa.net/el-campesino-de-jabaga-acude-con-una-de-sus-cabras-a-la-sucursal-de-caixabank-en-carreteria/

Se ha abierto una campaña de apoyo social a la propuesta en change.org: http://www.change.org/es/peticiones/stop-a-la-caixa

La visita del momo y la kuki, o cómo construir un horno de barro

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y el momo y la kuki iban a pasar por GranJaVaga de camino a Mota del Cuervo, cuál Don Quijote con su Dulcinea, surgió la idea de hacer un taller de construcción de un horno de barro. Desde Soria venían con su hermosa yegua Zara y su potro Yun, muchos kilómetros y días, por lo que pararon en la posada a descansar, perdí la cuenta del tiempo que se quedaron, quizás semanas, con ellxs no hay tiempo, hay vida, vida sin tiempo.

Es muy sencillo, como se puede observar en las fotos: pones un carrito de la compra al revés, alrededor pones piedras o ladrillo refractario y lo tapas con barro y paja. Éste es la versión 2.0 ya que le abrimos un poco los laterales para hacerlo más grande.

el momo y la kuki nunca van solxs, venían con el Flecha y una paloma, se fueron además con el Papito y una gatita, el Yun y la Zara. Tanto Bárcenas por ahí, no se explica por qué la Guardia Civil se dedica a incordiar a la gente que anda por los caminos con animales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

GranJaVaga en la Revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas

En el número 16 de la Revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas, dedicado a la formación crítica y para la lucha podéis encontrar un artículo sobre GranJaVaga.

La revista está coeditada por La Vía Campesina, Plataforma Rural, Fundación Agricultura Viva-COAG y GRAIN y cuenta con diferentes organizaciones colaboradoras vinculadas a la lucha por un mundo rural vivo.

Podéis descargaros la revista en pdf en el siguiente enlace: http://revistasoberaniaalimentaria.files.wordpress.com/2014/02/sabc-n16.pdf

Ahí están…

          Ahí están, Isidre Fainé, presidente de Caixabank, y Miguel Arias Cañete, ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, firmando soluciones para el campo. Dos tíos con corbata y reloj caro que parece que estuvieran posando para la foto pero no, bueno sí, pero se puede vislumbrar en sus auras un profundo conocimiento del mundo rural y sus necesidades. Ahí están, a punto de firmar un acuerdo por el que Caixabank establece “líneas preferentes de financiación” (lo de “preferentes” ya suena mal…) para el sector agroalimentario con la finalidad de “impulsar su innovación tecnológica”.

          La verdad que yo no necesito una ordeñadora ni el grupo electrógeno que haría falta para hacerla funcionar, a gasolina. Como vicepresidente de Repsol, Fainé quizá me podría hacer un pack y financiar también la gasolina, pero lo que necesito es tierra y que me dejen en paz. Tierra y libertad.

          Caixabank también “se presta” en el acuerdo firmado el pasado día 5 de febrero con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a gestionar y anticipar las ayudas al sector, entre ellas la PAC (Política Agraria Común), que ha resultado estupenda para el campo: en 1994 existían en España 140.000 pequeñas granjas, hoy son 20.000, es decir, ¡ha cerrado una media de 16 granjas al día en los últimos 20 años!

          Yo vivo en una de ellas, propiedad de Caixabank a través de otro de sus maravillosos productos de financiación: la hipoteca. Así, los bancos acaparan tierras y pisos y luego ofrecen la oportunidad para innovar o rehipotecarte. Ya digo, yo me apaño bien ordeñando las cabras a mano, pero entiendo que a los mayores beneficiarios de la PAC en España, empresas como Mercadona, Nestlé, Campofrío o Leche Pascual y terratenientes como la Duquesa de Alba y Micaela Domecq, propietaria de Bodegas Domecq y esposa del ministro Cañete, sí les pueda interesar el producto comercial ofrecido por Caixabank.

La justicia, si acaso, va por asfalto

             La política antirural existe desde que surgieron las ciudades y se concentró en ellas el poder. No es nueva, ni mucho menos, pero en los últimos 50-60 años ha dado un golpe muy duro a nuestros pueblos, la emigración de muchísima gente del campo a la ciudad no ha sido voluntaria, la agricultura y la ganadería se han industrializado destruyendo a su paso muchos puestos de trabajo (y recursos naturales) mientras se ofrecía empleo (precario) en fábricas y servicios en las ciudades, fue una emigración forzada por razones económicas.

               Actualmente, las políticas antirurales prosiguen su marcha a toda vela, la llamada Ley Montoro (Ley de Racionalidad y Sostenibilidad Local) ha entrado en vigor el 1 de enero de este año y añade una fuerte dosis de poder de las ciudades sobre los pueblos, quitando competencias a los ayuntamientos (o eliminándolos directamente) y debilitando las estructuras de participación comunal que tradicionalmente han existido en el mundo rural.

               En Castilla-La Mancha, y en Cuenca especialmente, la política antirural ha sido rechazada con movilizaciones contra el cierre de centros de salud y escuelas. Las necesidades de transporte público rural son ignoradas, priorizando la conexión entre ciudades a alta velocidad mientras se cierran las líneas de tren tradicional que permitían una mejor movilidad a la población rural.

               Afortunadamente, muchas y muchos sabemos que gran parte de las soluciones a los problemas actuales, de desempleo, de déficit democrático, de agotamiento de recursos, de consumo insostenible de energía y materiales, y, en general, todo lo que podemos incluir en lo que denominamos crisis económica, socio-política y ecológica, pasan por revalorizar el mundo rural, por desacelerar nuestras vidas y abrazar nuevas formas de convivencia.

               A pesar de toda la política antirural el proceso de reruralización, especialmente jóvenes, avanza, queremos vivir bien y ser útiles, y la alimentación es una necesidad básica que no podemos dejar en manos de unas pocas multinacionales que provocan hambre y sobrepeso, problemas cardiovasculares y cáncer.

               Lo que yo no sabía es que la administración de justicia también es antirural, o al menos en mi caso así me lo parece. Resulta que el Juzgado nº4 de Cuenca ha considerado que no he quedado en situación de indefensión por el hecho de no haber intervenido en el proceso de ejecución hipotecaria de la granja en la que vivo (ver nota de prensa de PAH Cuenca en sección Prensa)

               El Juzgado considera que yo tendría que haber interrumpido mi trabajo en la granja en Jábaga y desplazarme hasta donde me indicaba el funcionario judicial, concretamente al Ayuntamiento de Chillarón y a Cuenca ciudad, para recoger la citación para la vista judicial en la que debía intervenir. El hecho de no haber acudido es definido por el Juzgado como “actitud renuente”, lo cual tiene poco sentido para cualquiera que sepa que el procedimiento establecido de entrega es en el domicilio de la persona citada (art. 161.1 LEC), por lo que cabría pensar en todo caso en una “actitud renuente” por parte del funcionario judicial, que pretendió que yo me adaptara a su ruta de notificaciones en vez de él hacer su ruta de notificaciones prevista, que debía pasar por mi domicilio.

               Pero parece que al agente judicial no le apeteció ir ese día por un camino de tierra, o quizá quiso ahorrar tiempo, no lo sé, el caso es que previamente llamó al Ayuntamiento de Jábaga, que le dijo que la granja estaba a las afueras del pueblo y se llegaba por un camino sin asfaltar, según consta en la diligencia que mandó al juzgado. Después me llamó a mí y me dijo de quedar en el Ayuntamiento de Chillarón, no fui, más tarde volvió a llamar para quedar en Cuenca, no fui. Le dije bien claro por teléfono que estaba trabajando y no podía ir, igualmente así se lo expuse al juzgado en un escrito. Da igual. La justicia, si acaso, va por asfalto.

               Supongo que el Juzgado no consideraría “actitud renuente” si una jueza no abandona un juicio para recoger una notificación, espero que el juzgado no considerara “actitud renuente” si un médico no deja una operación para recoger una notificación e imagino, que el juzgado no habría considerado “actitud renuente” si la infanta no hubiera dejado su trabajo en nuestra querida Obra Social de La Caixa para recoger su citación.

              Para más detalles en el blog se puede encontrar el escrito presentado al Juzgado, en el cual se expone toda la argumentación jurídica en la que se va a basar el recurso de amparo que se presentará ante el Tribunal Constitucional por vulneración del derecho a la tutela judicial efectiva (https://granjavaga.wordpress.com/?attachment_id=212)

               Todo esto me hace recordar otra experiencia judicial. Cualquiera que vaya con una factura de electricidad de un mes a su ayuntamiento para empadronarse, volverá a su casa ese mismo día con su volante de empadronamiento, yo lo he hecho en otras ocasiones. Al no contar la granja con servicio de electricidad, yo presenté cuando solicité mi empadronamiento, hace casi dos años, la factura de placas solares, baterías y demás material con el que dispongo de electricidad, es decir, como dice mi amigo Eduardo: mi factura de electricidad de los próximos 30 años. El Ayuntamiento me negó el empadronamiento después de habérsele pasado el plazo de tres meses que tiene la administración para responder cualquier solicitud. Le demandé puesto que el diálogo no funcionó, y el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Cuenca dio la razón al Ayuntamiento, no me preguntéis por qué, no lo sé. Hay un recurso de apelación interpuesto ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha pendiente de resolución.

                Tras pasar los tres meses de plazo para contestar, el derecho administrativo dice que debe operar el silencio administrativo positivo, es decir, que la solicitud es aceptada y, de hecho, la administración ya no puede resolver sobre ese expediente puesto que ya está resuelto. El Reglamento de Población establece que el gestor municipal podrá requerir título de ocupación u otros documentos que acrediten la residencia en el lugar indicado, como así hizo y así se presentaron. Pero ante casos en los que no exista ningún documento que acredite que la persona vive en el domicilio que indica (que no era el caso), las Instrucciones Técnicas a las Ayuntamientos sobre la actualización del Padrón Municipal, dictadas por el INE y la Dirección General de Cooperación Territorial, exponen que “la posibilidad de que el Ayuntamiento solicite del vecino el título que legitime la ocupación de la vivienda (artículo 59.2 del Reglamento) no atribuye a las Administraciones locales ninguna competencia para juzgar cuestiones de propiedad” y que este título puede “incluso, no existir en absoluto (caso de la ocupación sin título de una propiedad ajena, sea pública o privada). En este último supuesto, el gestor municipal debería comprobar por otros medios (informe de Policía local, inspección del propio servicio, etc.) que realmente el vecino habita en ese domicilio, y en caso afirmativo inscribirlo en el Padrón”.

                     No dejan empadronarme donde vivo, pero me pueden sancionar por no estar empadronado donde vivo, siguiendo el artículo 54 del citado Reglamento, por el que “toda persona que viva en España está obligada a inscribirse en el padrón del municipio en el que resida habitualmente”. Paradojas de la justicia ordinaria y urbana.

Ante la injusticia: desobediencia y autogestión

         Dice la Declaración de los derechos del hombre [y las mujeres] y del ciudadano [y el campesinado] de 1789 (los corchetes son míos), “cuando el gobierno viola los derechos del pueblo la insurrección es para el pueblo y para cada porción del pueblo, el más sagrado de sus derechos y el más indispensable de sus deberes”.

        “Cuando la injusticia se convierte en ley, la rebelión se convierte en deber”. La desobediencia puede ser una herramienta eficaz para la transformación, a lo largo de la historia han existido campañas de desobediencia a leyes injustas: Thoreau en el S. XIX contra el conflicto militar entre EEUU y Méjico y la esclavitud, Gandhi y el movimiento por la liberación de la India del Imperio británico, el movimiento negro contra las leyes racistas en EEUU, y, más reciente y próxima, la objeción de conciencia contra el servicio militar obligatorio.

         Estas campañas, exitosas en resultados, se basaban en la desobediencia como experiencia de dignidad. Decía Thoreau, “me cuesta menos en todo sentido incurrir en la penalidad de la desobediencia al Estado, de lo que me costaría obedecer. Me sentiría como si valiera menos en este caso…”, Gandhi afirmaba, “obedecer leyes injustas es contrario a mi dignidad como persona”.

       Efectivamente, cuando alguien entiende que obedecer leyes injustas sólo puede servir para fortalecer la injusticia mientras desobedecerlas puede servir de freno, es cuando se puede plantear seriamente la desobediencia como instrumento de cambio social, a la vez que darse cuenta de cuán grata puede ser como experiencia de dignidad personal y colectiva.

       Pero no se trata únicamente de no “respaldar” un sistema injusto, sino de construir otro justo. Para ello, tenemos en la autogestión colectiva una forma de cubrir nuestras necesidades sin tener que recurrir a empresas capitalistas con las que no compartimos valores ni al estado, que ni tan siquiera está por la labor.

       Carpinteras, enfermeros, campesinas y maestros nos necesitamos, y nos podemos organizar para gestionar desde lo local nuestras vidas, creando espacios políticos donde decidir nuestros asuntos: la educación, la salud, nuestra alimentación, basándonos en valores de solidaridad, de respeto al medio ambiente y a la diversidad.

        Están surgiendo iniciativas interesantes en estos sentidos. La iniciativa derechoderebelión.net promueve la desobediencia civil masiva, entre ellas la desobediencia económica para, por ejemplo, desviar los fondos que recibe el estado de nuestros impuestos, y luego malgestiona, a proyectos autogestionados que sirven verdaderamente a fines sociales, y el movimiento de las cooperativas integrales, en Valencia, Catalunya, Euskal Herria, Galicia y Madrid, entre otros territorios, que sirven para autoorganizarse protegiéndose de la acción de empresas y el estado.

       Será un camino lleno de dificultades, y de dignidad.

La constitución

          “Constitución” es una palabra que ya sólo tiene sentido ponerla en mayúscula cuando empieza una frase. Nací ese año, 1978, puedo entender que no me preguntaran sobre ella en aquel momento pero desde entonces han pasado 35 años y al estado sigue sin importarle mi opinión. Y así estamos unos cuantos millones de personas.

            Hago mis cálculos y resulta que tuvieron derecho a votar sobre ella las personas que actualmente tienen más de 53 años, que digo yo que en 35 años pueden haber cambiado su opinión pero eso al estado tampoco le importa.

           A la constitución hay que perderle el respeto. Lo bueno de ella no se cumple y lo malo se cumple a rajatabla: nos asegura derecho al trabajo y a una vivienda y nos condena a pagar una deuda que no es nuestra, sino de los bancos, que luego para cerrar el ciclo nos quitan la vivienda.

          El artículo 47 de la constitución, aparte de reconocer el derecho a una vivienda, dice más adelante: “Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación”. De risa suena a estas alturas la última frase.

        El estado no cumple su parte pero nos obliga a cumplir la nuestra, qué simpático.

La granja

GranJaVaga es un espacio rural okupado propiedad de La Caixa en Jábaga (Cuenca). En él y con él, se pretende reivindicar la agroecología y la soberanía alimentaria como propuesta para afrontar retos como el cambio climático, la despoblación rural, el desempleo y una alimentación sana frente al poder de la banca y la agroindustria.

La okupación comenzó a finales de abril de 2012, cuando la granja era propiedad de una agencia inmobiliaria que cerró con la crisis. A través de un procedimiento de ejecución hipotecaria, La Caixa ha solicitado la posesión de la granja, solicitud que ha sido aceptada por el juzgado nº4 de Cuenca en octubre de 2013.

Actualmente, se está a la espera de la decisión del juzgado de continuar el procedimiento y dictar orden de desalojo o considerar el escrito presentado por el cual se justifica la no comparecencia en la vista judicial por no haber recibido ninguna citación, como se explica en el comunicado “La lucha por la tierra en Jábaga”.

En la granja hay unas 35 gallinas y gallos y algunas ocas y patos, pollos camperos, una pareja de cerdos adulta y otra de 5 meses, 4 cabras y un cabrito, una pareja de conejos y huerta. Se distribuyen huevos, yogur y requesón de leche de cabra a vecinas y vecinos del pueblo de Jábaga y gente de Cuenca.

Poco a poco se ha ido acondicionando la casa y las instalaciones. La granja es autosuficiente energéticamente, dispone de placas solares y baterías que producen y almacenan la energía que se consume.

 

LA LUCHA POR LA TIERRA EN JÁBAGA (CUENCA)

La Caixa es un banco. Yo, Dani, un campesino. La Caixa ha obtenido 638,5 millones de euros de beneficio neto en el primer semestre de 2013, quintuplicando sus ganancias con respecto al mismo periodo del año anterior y Servihabitat, su empresa de servicios inmobiliarios, posee miles y miles de viviendas vacías. Yo, tras dos carreras universitarias, un máster, trabajar nueve años y quedar en paro, decidí irme a vivir a una granja abandonada en Jábaga y producir alimentos.

La Caixa no quiere que yo viva y trabaje en la granja, a través de un procedimiento de ejecución hipotecaria ha solicitado el lanzamiento de la finca y, por tanto, mi desalojo. No me molesta tanto por llevar un año y medio trabajando, intentando sacar un proyecto de autoempleo adelante en este difícil entorno socio-económico, ni por haber invertido recursos económicos (mi prestación por desempleo), sino porque pienso que no es justo.

No es justo que La Caixa, que ya ha recibido gran parte de la deuda que se le debía por la hipoteca, con intereses, además se quede con la granja. Es su sucio negocio, que tan bien le va, permitido por el estado español a través de su Ley Hipotecaria, no sólo cuestionada su moralidad desde ámbitos políticos y sociales sino también desde el ámbito jurídico, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictó sentencia en marzo de este año en la que instaba al estado español a cambiar esta Ley por la indefensión contra las cláusulas abusivas de los bancos y ser contraria al derecho comunitario.

El estado no quiere o no puede establecer las condiciones para el cumplimiento efectivo del derecho a vivienda y al trabajo (ambos derechos constitucionales), ese ficticio contrato social entre estado e individuo que nunca firmé por el que debo respetar las reglas del juego a cambio de “protección” queda obsoleto: el estado no cumple.

Necesito una casa, comida y trabajo, ¿La Caixa necesita la granja? Se puede cuestionar la razón jurídica pero no la razón moral si pretendemos un estado de cosas más igualitario.

Poco tiene que ver esta situación con la de personas y familias que han venido pagando la hipoteca de su casa hasta que su situación económica lo ha permitido, y ahora ven cómo el banco se queda su dinero, su casa y todavía les sigue reclamando el dinero que no pagaron para poder seguir comiendo.

Necesidades tan básicas como la vivienda, la alimentación y el trabajo no pueden quedar relegadas por intereses económicos de grandes empresas que año tras año presentan suculentos réditos, por mucho que lo diga una Ley. Y si lo dice, no en estos términos pero sí implícitamente, hay que desobedecerla.

El día 14 de octubre recibo resolución del Juzgado nº4 de Cuenca por la que se acepta la solicitud de La Caixa para hacer efectiva su posesión de la granja. Resulta que el día 1 de octubre se celebró, sin mi conocimiento, una vista judicial cuyo fin era acreditar mi posible derecho de ocupación, para ello, siguiendo el art. 675 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC), se me debía citar a dicha vista para que presentara tal derecho, si lo hubiere, pero no fui citado. El artículo 161 LEC deja claro que para la citación “la entrega se documentará por medio de diligencia que será firmada por el funcionario y por la persona a quien se haga”, no existe tal diligencia. El art. 675.3 LEC dice “El Tribunal, por medio de auto, sin ulterior recurso, resolverá sobre el lanzamiento, que decretará en todo caso si el ocupante u ocupantes citados no comparecieren sin justa causa“.

No importa mucho que se vulnere el derecho a la tutela judicial efectiva, establecido en el art. 24.1 de la Constitución española. En este sentido, el Tribunal Constitucional asentó una doctrina bien clara para estos casos en su Sentencia 158/1997: “para la vulneración del art. 24.1 (…) habría de quedar en una situación de material indefensión que no se produce si, al tener conocimiento de la ejecución mediante los obligados requerimientos, tiene la posibilidad de aducir la existencia de un derecho”. No habiendo tenido conocimiento mediante los “obligados requerimientos” y sin “posibilidad de aducir” un derecho, siento vulnerado mi derecho a la tutela judicial efectiva.

El día 2 de octubre, más diez días antes de serme notificada dicha resolución, recibo la visita de dos hombres de la empresa Ayteco Gestió, que oficialmente se dedica a la “negociación amistosa de impagos y deudas”: los cobradores del frac de La Caixa.

Quizá La Caixa se esté planteando abrir una sucursal en la granja, pero yo creo que es pura avaricia. La infinidad de desalojos que se vienen dando por ejecuciones hipotecarias han acabado en casas vacías y familias sin casa, porque no quieren las casas, quieren lo que valen. Dinero. Con él tratarán de convencernos de que su Alma es bondadosa… mientras sus tentáculos nos estrangulan.

Jábaga, a 2 de noviembre de 2013

Daniel González Fuentes