La Caixa, a pesar de todo, quiere más

          La Caixa, a pesar de haber obtenido 745 millones de euros de beneficio, a pesar de robarnos con sus contratos hipotecarios y sus cláusulas abusivas, a pesar de que el 14% de las personas afectadas por las hipotecas la tengan precisamente con La Caixa, a pesar de las grandes fortunas que ganan sus directivos, a pesar de los favores que le hace el estado para seguir incrementando su cuenta corriente en detrimento de las nuestras, a pesar de haber quintuplicado sus ganancias en 2013, a pesar de tener miles y miles de viviendas vacías, a pesar de sus acciones en empresas del sector energético aniquilador de recursos naturales (Repsol, Gas Natural – Fenosa…), a pesar de sus acciones en empresas de infraestructuras (Abertis), a pesar de sus acciones en empresas de servicios básicos como el agua (Agbar), a pesar de ser líder en pensiones, seguros y tarjetas bancarias, a pesar de sus negocios en telecomunicaciones (Telefónica), a pesar de controlar el 60% de las autovías de peaje de España, a pesar de su control sobre la compañía líder en seguros médicos y dentales (Adeslas), a pesar de que han trabajado o trabajan en el banco dos exjefes de la Casa Real (Fernando Almansa y Alberto Aza) y la Infanta desde que hace 20 años el Rey invitó a Luis Monreal, entonces presidente de La Caixa, a Zarzuela y le comentó que la Infanta quería irse a vivir a Barcelona, a pesar de ser la primera entidad bancaria en España en número de activos, a pesar de sus vínculos con los medios de comunicación, siendo el vicepresidente segundo y consejero de La Caixa el dueño de La Vanguardia, la cadena de radio Rac1, líder en Catalunya, y el canal de televisión 8tv, a pesar de tener acciones además en el Grupo Zeta, editor de El Periódico y las revistas Tiempo e Interviú y en el Grupo Prisa, con el diario El País, la Cadena SER y el diario económico Cinco Días, a pesar de su influencia en los partidos políticos a partir de la deuda que éstos tienen con la entidad (CIU le debe 21.490.000 euros, el PSOE y el PSC, 17.700.000 euros, ICV-EUiA y su socio IU, 12.059.000 euros, el PP, 2.074.000 euros, y ERC, 480.000 euros), a pesar de sus necronegocios con empresas como Indra, que se dedica a fabricar componentes de armamento y a pesar de intentar con la publicidad que su Obra “Social” lave la cara de su verdadera esencia.

           La Caixa, a pesar de todo, quiere más, quiere una granja de Jábaga (Cuenca) abandonada hasta hace dos años, cuando un campesino inició un proyecto agroecológico de autoempleo y la creación de un espacio formativo sobre el mundo rural y la agroecología. Va siendo el momento de que los bancos restituyan a la sociedad lo robado, ¿no creéis?

  Audio de la entrevista en la SER Alquiler social o restitución de lo robado (a partir del minuto 01:23):

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s